Gracias, gracias, gracias

El panorama asusta. Pero no estamos peor que la inmensa mayoría de las empresas españolas. Restaurantes, bares, hoteles, comercios de todo tipo, taxistas, fabricantes de muebles, miles de personas que limpian en casas en condiciones precarias, abogados y profesiones...