Sensibilidades

La última entrada del pasado mes de Abril estuvo dedicada a las manías y obsesiones –o, suavizando los términos, preferencias y costumbres- que manifestamos los conductores una vez que nos ponemos detrás del volante. Hoy pretendo plantear un tema parecido, pero bajo una óptica casi diametralmente opuesta: destacar aquellos aspectos de la conducción y utilización […]

Profecía cumplida: Subaru BRZ-tS

Profecía cumplida: Subaru BRZ-tS

Han transcurrido poco más de ocho meses desde que tuvimos un animado coloquio (a principios del pasado Enero) en relación con el interesante y peculiar deportivo que decidimos bautizar como “Toyobaru”. Y ahora acaba de llegar una información que arroja una interesante luz sobre uno de los aspectos más controvertidos de dicho vehículo: su voluntario […]

Manías y obsesiones

Manías y obsesiones

Pocas o muchas, innocuas, molestas para otros o incluso peligrosas, todos tenemos manías; y los que tendemos a ser organizados y metódicos, como creo que es un servidor, tenemos más, por lo general. Naturalmente, en este comentario me ceñiré a las manías relativas a la conducción; las de otro tipo, que podrían ser incluso más […]

Remedio para insensatos: Ford MyKey

Remedio para insensatos: Ford MyKey

Ford acaba de anunciar la incorporación, en su nuevo Fiesta y en primicia para Europa, de un dispositivo que ya está utilizando en USA en la mayoría de sus vehículos. En Europa se irá incorporando progresivamente, y se espera que para 2015 esté disponible para toda la gama, aunque quizás no de serie (exige un […]

El Cadillac de Franco y mi Seat FU-0

El Cadillac de Franco y mi Seat FU-0

¿Qué tiene que ver un Cadillac de principios de los 50 y carrocería dos puertas, por muy de Franco que fuese, con un 1430-1600, que además no era mío? Bien mirado, el Cadillac tampoco era de Franco, sino de todos los españoles, que éramos quienes (sin haber sido consultados) habíamos puesto el dinerito para traerlo […]

Este maravilloso artefacto

Este maravilloso artefacto

No sé a qué edad me enamoré del automóvil. A qué edad empecé a asomarme al balcón de mi casa y soñar que me subía en esos Mercedes alemanes larguísimos y descapotables que pasaban horas atascados delante de mí, en busca de playas y sueños. Iban siempre llenos de rubios y rubias, de padres rubios […]