Artículos
Editoriales
Relatos
Firmas

  Más artículos de
Juan Manuel Pichardo
La guerra santa de la DGT
Sobre el propósito del diseño
El automóvil como artículo de consumo o como medio de transporte
El fracaso comercial del Toledo y la estrategia de SEAT
Mercedes-Benz fue la mejor marca del siglo pasado
Dos targetes raros
Las generaciones que quemamos el petróleo
Rafael Escamilla
El muerto es una mala unidad para medir la seguridad en la carretera
Tú eres tonto
Categoría femenina
La velocidad puede matar. Y el tocino, también
Jaguar: pasado contra futuro
— Y eso de la educación vial ¿qué es?
Variaciones apócrifas del sacacorchos
Moros o cristianos
La mala conciencia
Márquetin
Prensa y periodismo
San Fermín y San Cristobal
De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto
Periodistas, regalos y coches del año

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros

De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto

29-12-2000
  Juan Manuel Pichardo
Nombre E-mail
PROPULSORIO PROPULSORIO@km77.com
Título
De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto
Mensaje

Estudiaba atentamente sus armas mientras me mantenía al acecho. Las líneas musculosas de la estética se dibujaban contra el cielo nocturno. Podrá gustar o no, pero hay que reconocer su llamatividad. Unas grandes aberturas en el spoiler inferior indicaban la gran necesidad de aire de lo que se escondía bajo el capó. La calandra toda era como unas enormes fauces que se aprestaban a devorar a cualquiera de sus más directos rivales. No lo veía, pero podía notar como él, desde la postura de conducción, saboreaba los lujosos equipamientos, los exquisitos acabados y la avanzada ergonomicidad del buque insignia de la gama. Cegado por sus grupos ópticos de Xenon, apenas puede ver como su eje motriz escupía grava. No escaparía.

Giré la llave y mi motorización despertó. Oí el ronroneo al ponerse en marcha. Inserté la primera relación tras un recorrido de palanca corto y preciso. El ronroneo devino en rugido al pisar con firmeza el pedal derecho y me sentí literalmente aplastado contra el asiento. Un ligero movimiento de la zaga acompañó a la aceleración; dejé tras de mí la «S» que sólo dejan los auténticos automóviles de propulsión trasera.

No estaba prevenido contra mí. A velocidad de crucero, se inscribía en las curvas con un cierto subviraje fácil de corregir, que se transformaba en un sobreviraje controlable tan solo con levantar un poco el pie del acelerador. Cuando advirtió mi presencia, pisó a fondo y su grupo motriz exhaló una bocanada de humo negro, desdiciendo los comentarios sobre su ecología.

Mi enemigo se aprovechaba de su mayor par motor en los adelantamientos en quinta. Pero yo hacía uso de todas las tecnologías a mi disposición: cuatro válvulas por cilindro, admisión variable, distribución variable, inyección secuencial con detectores de picado, doble encendido (una técnica aeronáutica), encendido directo con una bobina por cilindro, cadena de distribución en lugar de una simple correa, bloque y culata de aleación ligera, bielas separadas por fractura en lugar de corte, indicación de intervalos de servicio en el salpicadero, etc.

Por la retorcida cinta bituminosa mi enemigo trataba de mantener un ritmo vivo, pero el control de estabilidad lo frenaba en cada viraje. Yo en cambio, dibujaba la curva como con un compás gracias a mi superior reparto de peso, y salía de ella acelerando en un progresivo sobreviraje, sin perder motricidad merced al autoblocante. Una prueba más de la mayor deportividad de mi máquina.

Estaba a punto de adelantarle —lo que confirmaría mi superioridad moral— cuando los acontecimientos se precipitaron. Súbitamente, en plena curva, el control de estabilidad dejó de funcionar. Engañado por la falsa seguridad que da este elemento, se había inscrito en la trazada violando a las leyes de la física. Y la física se vengó.

Rodaron por el terraplén, su portón trasero se abrió y una nube de marcos alemanes inundó el cielo como confeti.

— ¡Scheisse!

— ¡Joder Ferdinand, pabernos matao! ¡Me podías haber avisado que lo de la revisión del ESP era urgente!

— ¡Ja! Os he pillado en flagrante delito de soborno miserables. No es que me hiciera falta verlo para convencerme, periodista vendido. Los titulares, las fotos, las portadas, el color de los coches y hasta los números de las matrículas (que raro que solo salgan capicúas en los VAG) indican que haces todo lo posible por loar a los coches alemanes en detrimento de todos los demás. Pero esta prueba será definitiva para acallar a los que aún te defienden en el foro.

— Verdammter spanische ¡venderré Seat a los corrreanos!

Toda la conversación
De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto (29/12/2000 00:00)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto (29/12/2000 00:01)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto (29/12/2000 00:02)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto (29/12/2000 00:03)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto (29/12/2000 00:04)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto: ME VOY DEL FORO (29/12/2000 00:05)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto: ME VOY DEL FORO (29/12/2000 00:06)
Re: De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto: ME VOY DEL FORO (29/12/2000 00:07)
Arriba
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies