Artículos
Editoriales
Relatos
Firmas

  Más artículos de
Juan Manuel Pichardo
La guerra santa de la DGT
Sobre el propósito del diseño
El automóvil como artículo de consumo o como medio de transporte
El fracaso comercial del Toledo y la estrategia de SEAT
Mercedes-Benz fue la mejor marca del siglo pasado
Dos targetes raros
Las generaciones que quemamos el petróleo
Rafael Escamilla
El muerto es una mala unidad para medir la seguridad en la carretera
Tú eres tonto
Categoría femenina
La velocidad puede matar. Y el tocino, también
Jaguar: pasado contra futuro
— Y eso de la educación vial ¿qué es?
Variaciones apócrifas del sacacorchos
Moros o cristianos
La mala conciencia
Márquetin
Prensa y periodismo
San Fermín y San Cristobal
De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto
Periodistas, regalos y coches del año

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
El automóvil como artículo de consumo o como medio de transporte 24-12-2006
  Juan Manuel Pichardo
En una conversación con mi compañero Javier Moltó, un ingeniero de chasis de BMW contaba que parte de su trabajo en el desarrollo del X5 ha sido adaptar la suspensión a unas ruedas innecesariamente grandes, propuestas por el departamento de diseño.

Me pregunto qué cara pondría la gente que trabaja en el chasis del Touran cuando alguien les dijo que el Cross Touran iba a tener ruedas traseras más grandes que las delanteras. De serie y en toda la gama, tiene unas ruedas de medida 215/50 17" x 6,5" delante y 235/45 17" x 8" detrás.

Técnicamente no tienen ningún sentido que, con un peso de 1.427 kg y una gama de motores que empieza en un 1,6 l de 102 CV, tenga unas ruedas delanteras de medida 215/50 17. Que las traseras sean aún más grandes, en un tracción delantera, es una aberración. La explicación que se encuentra en el comunicado de prensa de Volkswagen es que esas ruedas traseras «llenan completamente los pasos de rueda, enmarcados por robustas extensiones». Es decir, son literalmente ruedas de relleno.

No creo que esto sea un dislate anecdótico de Volkswagen, sino sólo un ejemplo llamativo de por dónde va el automóvil en este momento. La idea que hay tras el Cross Touran —lo importante es el aspecto— explica esa marea de vehículos que se asemejan a un todo terreno, sin la capacidad para circular fuera de carretera que distinguía a un todo terreno.

Sé que estas consideraciones están sesgadas por la idea que tengo de lo que debe ser un coche, posiblemente trasnochada. Mientras iba construyendo esa idea, algunas de las variables que servían para distinguir a uno «bueno» eran el peso, la resistencia aerodinámica o la altura del centro de gravedad. Nada de eso parece ya importante.

Ahora, una de las principales medidas de lo «bueno» que es un coche es la cantidad de funciones y dispositivos electrónicos que tenga, cuya utilidad no se cuestiona.

Por el tamaño y la forma de los montantes que impone el diseño, hemos perdido mucho en visibilidad. Pero —eso sí— aumentan los sistemas para controlar lo que hay alrededor con radares, ultrasonidos, infrarrojos o cámaras de televisión. Esta paradoja se explica si tenemos en cuenta que la función primera de todos esos dispositivos es vender.

Posiblemente el comprador normal prefiere que le cuenten si el modelo por el que se interesa lleva «radar de ultrasonidos» y otras cosas de esas, en lugar probarlo. En ese sentido, la actitud al comprar un coche es ya muy semejante a la que hay con otros muchos aparatos. Un equipo doméstico para reproducir sonido —por ejemplo— se considera tanto mejor cuantas más veces contenga la expresión «digital» (léase díyital»). Si cumple unos mínimos en variables como esa, muchas personas ni se plantean oír cómo suena antes de comprarlo.

Casi tan disparatado como las ruedas traseras de un Cross Touran es que, en un Lexus LS 460, se pueda pagar 2.600 € por un equipo de sonido opcional con una conexión para enchufar un iPod. Ahora, lo «bueno» en un equipo de sonido es una conexión para iPod; como es díyital, un comprador normal no se plantea si eso es una fuente de sonido adecuada para un equipo de 2.600 €.

Si realmente la presencia de esta toma para un iPod y otros cachivaches deciden más la compra que —por ejemplo— el rendimiento del motor, creo que algo va mal. En tal caso, durante la fase de desarrollo, resultaría menos rentable invertir en el rendimiento del motor que en dispositivos atractivos comercialmente.

En una toma de contacto con varios prototipos de Volkswagen con sistemas de propulsión alternativos, ninguno de los cuales va a estar en el mercado próximamente, mi compañero Alfonso Herrero preguntó si Volkswagen iba a cumplir el compromiso de los fabricantes europeos de bajar de 140 g/km de emisiones de CO2 en 2008. La respuesta fue que no. Ni Volkswagen, ni la mayoría de las marcas europeas que contrajeron voluntariamente ese compromiso con la Unión Europea en 1998, van a cumplirlo (Fiat, Citroën y Renault probablemente sí lo cumplirán).

Si Volkswagen va a incumplir ese compromiso no es por haber fabricado algo como el Cross Touran, ojalá fuera tan fácil. El problema está enraizado en nuestra conducta y tiene dos facetas: una, la prevalencia del aspecto sobre lo esencialmente funcional; otra, la importancia que ha cobrado lo que era accesorio.

No sé en que medida depende de quienes venden y de quienes compramos, pero lo cierto es que el automóvil como artículo de consumo ha desplazado al automóvil como medio de transporte. Como los recursos son limitados, el progreso en uno de esos sentidos necesariamente afecta al progreso en el otro.

Arriba
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies