Artículos
Editoriales
Relatos
Firmas

  Más artículos de
Juan Manuel Pichardo
La guerra santa de la DGT
Sobre el propósito del diseño
El automóvil como artículo de consumo o como medio de transporte
El fracaso comercial del Toledo y la estrategia de SEAT
Mercedes-Benz fue la mejor marca del siglo pasado
Dos targetes raros
Las generaciones que quemamos el petróleo
Rafael Escamilla
El muerto es una mala unidad para medir la seguridad en la carretera
Tú eres tonto
Categoría femenina
La velocidad puede matar. Y el tocino, también
Jaguar: pasado contra futuro
— Y eso de la educación vial ¿qué es?
Variaciones apócrifas del sacacorchos
Moros o cristianos
La mala conciencia
Márquetin
Prensa y periodismo
San Fermín y San Cristobal
De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto
Periodistas, regalos y coches del año

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
Variaciones apócrifas del sacacorchos 18-10-2002
  Juan Manuel Pichardo

Un sacacorchos es como es porque, si fuera de otra manera, no serviría para sacar corchos y, claro, no se llamaría así.

Una columna salomónica se parece un poco a un sacacorchos porque alguien pensó que eso era bonito, y hubo alguien más (el que la pagó) que, o estuvo de acuerdo, o no quiso ponerse a discutir. Sujetar, lo que es sujetar, sujetaría igual aunque no pareciera un sacacorchos.

Por eso encontaría coherente que una columna salomónica estuviera adornada. Como es un adorno en sí misma, no me parece fuera de lugar que tuviera otras cosas para parecer bonita.

Ahora bien, un sacacorchos de oro con incrustaciones de piedras preciosas sería un esperpento, un sinsentido. La causa del sacacorchos no es plástica; sería, así, grotesco y extravagante. Perdería valor como sacacorchos, aunque lo ganara como objeto suntuario. Una gilipollez.

Veamos, en cambio, este otro sacacorchos: tiene un mango de fibra de carbono que da toda la resistencia requerida, pero con un momento de inercia muy bajo. De esa manera, el sumillier tiene control absoluto sobre el momento en que deja de perforar el corcho. Esto es muy necesario dada la leve curvatura helicoidal, que hace extraordinariamente rápido el proceso de perforar.

El mango sujeta un perforador con alma de titanio recubierta de bronce. La rigidez es extrema, no se desperdicia ni la menor cantidad de energía por flexión del perforador. El bronce es el metal más adecuado para que la resistencia a la penetración sea mínima y, además, no altera el aroma del corcho.

En la punta del sacacorchos hay un diamante. La microfractura que produce en las fibras hace virtualmente imposible que el corcho se raje. El sumillier experto puede sacar conclusiones sobre el estado de vino sólo con observar el brillo de diamante, una vez separado de corcho.

Opcionalmente, se puede acoplar a una guía láser para atinar justo en el centro del corcho, con una precisión de más o menos una micra.

El Ferrari Enzo tiene un sistema que reduce la presión aerodinámica a partir de cierto punto, para que pueda alcanzar una velocidad muy alta. A 300 km/h soporta el equivalente a 775 kg, pero esa cantidad queda en 585 kg a 350 km/h.

Arriba
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies