Artículos
Editoriales
Relatos
Firmas

  Más artículos de
Juan Manuel Pichardo
La guerra santa de la DGT
Sobre el propósito del diseño
El automóvil como artículo de consumo o como medio de transporte
El fracaso comercial del Toledo y la estrategia de SEAT
Mercedes-Benz fue la mejor marca del siglo pasado
Dos targetes raros
Las generaciones que quemamos el petróleo
Rafael Escamilla
El muerto es una mala unidad para medir la seguridad en la carretera
Tú eres tonto
Categoría femenina
La velocidad puede matar. Y el tocino, también
Jaguar: pasado contra futuro
— Y eso de la educación vial ¿qué es?
Variaciones apócrifas del sacacorchos
Moros o cristianos
La mala conciencia
Márquetin
Prensa y periodismo
San Fermín y San Cristobal
De cómo el taimado teutón fue al fin descubierto
Periodistas, regalos y coches del año

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
San Fermín y San Cristóbal 02-02-2000
  Juan Manuel Pichardo

La Autoridad es eso que le pone a usted una multa si le trinca sin cinturón de seguridad, pero le facilita que corra un encierro.

Entiende la Autoridad —entiendo yo— que no todos los santos son igual de eficaces. San Cristóbal debe ser tenido por un inepto, dado que la Autoridad prefiere ser ella quien vele por sus autorizados, a base de multa. En cambio, la Autoridad debe considerar que San Fermín —o el santo que corresponda al encierro en cuestión— es un individuo especialmente competente, hasta el punto de que la Autoridad misma promueve esos encierros con caudales públicos.

Yo, que me abrocho el cinturón hasta en el túnel de lavado, pienso que si algún otro autorizado prefiere correr el riesgo de no abrochárselo nunca, allá él.

Que sí. Que ya. Que muere mucha más gente en la carretera que en los encierros. Pero hombre, incluso aunque echásemos la cuenta de víctimas por kilómetro de carretera y de encierro, y saliera favorable a lo taurino, me parece a mí que cada uno tiene derecho a perjudicarse como quiera, independientemente de cómo lo hagan otros. Hay muchas formas de autolesión autorizadas por la Autoridad (fumar, hacer parapente, trabajar demasiado, ver la tele o comerse un chuletón desde el 19 de febrero de 2001, que es cuando son venenosos, por ejemplo). No veo yo por qué ir sin cinturón no puede ser otra más.

Y el caso es que he intentado verlo. Por ejemplo, he llegado a pensar que el conductor debe estar bien sujeto para que —después de un eventual choque— pueda ser capaz de seguir controlando el coche si es posible. Igualmente, cuanto más firmemente está sujeto el cuerpo, más libres quedan los brazos para mover el volante. No ser capaz de controlar el coche puede perjudicar a otros, y entonces lo de no ponerse el cinturón escaparía de lo individual.

Pero la verdad es que no me convenzo. No tengo datos, pero dudo mucho que el volante, en un caso de emergencia, le sirva a la mayoría de los conductores para algo más que agarrarse.

Llegados este punto, imagino que los celosos auditores autónomos de las cuentas de la Seguridad Social estarán pensando eso de: «cuesta más dinero pagar la atención sanitaria de los que no se ponen el cinturón que la de los que van a los encierros».

Pues no lo sé. Es otra cuenta que habría que echar. Quizá para la Seguridad Social sea más caro un herido que un muerto, y es mucho más fácil morir en un accidente sin el cinturón —o sin el casco en una moto— que con ellos puestos. Quien argumente pensando sólo en las arcas de la Autoridad, está obligado a demostrar qué es lo menos gravoso.

Lo malo de la coacción es que raramente convence. Quien sólo se ponga el cinturón para evitar una multa, no se va a preocupar mucho de ponérselo bien. En cambio, a quien la Autoridad le sobra y del santo recela, esta información le puede resultar valiosa.

Arriba
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies