Comparador
Comparar
BUSCADOR DE COCHES | Precios, datos, equipamiento, informaciones y fotos
¿Qué desea buscar?
Disponibilidad
Búsqueda sencilla
Carrocería
Búsqueda avanzada

Volkswagen Golf 5 puertas GTE (2013) | Información general

El Volkswagen Golf GTE es un modelo híbrido de 204 CV cuya batería se puede recargar en una toma de corriente. Estará a la venta desde octubre de 2014, si bien las primeras unidades no se entregarán hasta febrero de 2015. En Alemania, su precio es 36 900 euros. Si tenemos en cuenta que la diferencia de precio de un Golf GTI en Alemania y España es de unos 2000 euros, el Golf GTE podría costar en España 39000 euros

El Golf GTE tiene características técnicas muy parecidas al Audi A3 e-tron, cuyo precio en España es 36 960 euros sin contar con las ayudas a vehículos híbridos enchufables. Este Audi es la alternativa más parecida al Volkswagen Golf GTE, pues otros híbridos enchufables como el Toyota Prius Plug-in o el Opel Ampera son de mayor tamaño y menor potencia (136 CV y 151 CV respectivamente).

Su sistema híbrido está compuesto, en esencia, por un motor de gasolina turboalimentado de 1,4 litros de cilindrada y 150 caballos de potencia, uno eléctrico de 102 caballos y una batería de 8,8 kWh de capacidad bruta. Los motores pueden funcionar de forma independiente o a la vez, porque entre ellos hay un embrague que los acopla y desacopla.

El conductor puede elegir si hacer uso exclusivamente del motor eléctrico, del de gasolina o de los dos o dejar que el propio sistema haga la gestión de cada uno de ellos. En total hay cinco modos de conducción: «E-Mode», «GTE-Mode», «Battery Hold», «Batterie Charge» e «Hybrid Auto».

Foto de - volkswagen golf 2013

El E-Mode corresponde a una conducción puramente eléctrica, siempre que la carga de la batería sea suficiente. El GTE-Mode está pensado para un uso deportivo y, en otras cosas, aumenta la dureza de la dirección, de la suspensión variable (si está instalada), la rapidez de funcionamiento de la caja de cambios, la repuesta del acelerador y la gestión de los motores para que alcancen la potencia máxima conjunta (204 CV). El modo Battery Hold permite mantener la carga por encima de un cierto valor para, por ejemplo, usarla en otro momento. El modo Battery Charge sirve para cargar la batería utilizando el motor de gasolina como generador (es un sistema de recarga poco eficiente). Por último, en el modo Hybrid Auto, el sistema gestiona el funcionamiento de los dos motores según lo que convenga más en cada caso. Según dice Volkswagen, es el modo de conducción más eficiente desde el punto de vista del consumo de energía.

El paso de uno a otro modo de conducción sería más fácil si hubiera un botón en la consola para cada uno de ellos. Pero no es así. Junto a la palanca de cambios hay dos; uno de ellos (GTE) activa el modo de conducción GTE o el Battery Charge, según se pulse una o dos veces. Por otra parte está el botón E Mode, también con doble función: activa el modo de conducción puramente eléctrico y el que mantiene la batería por encima de un cierto nivel de carga. Sin embargo, no hay un botón físico para acceder al modo de conducción que será más habitual y es el más importante: Hybrid auto. Para acceder a este modo de conducción (que es el que se activa por defecto al poner el coche en marcha) hay que entrar en un menú específico de la pantalla de la consola y obliga a dejar de visualizar la función que en ese momento se esté consultando (por ejemplo, la del navegador) y a retirar la vista de la carretera durante unos instantes.

No he probado el Golf GTE todo lo necesario para saber si realmente es útil tener tantos modos de conducción. Lo que sí que tengo claro es que en el modo Hybrid Auto el Golf tiene un funcionamiento sobresaliente, pues hace todo bien: se mueve con suavidad a cualquier velocidad, sale desde parado con total ausencia de tirones (generalmente lo hace en modo eléctrico, siempre que quede carga en la batería), hace poco ruido, no se notan los cambios de marcha y casi no se percibe en qué momento el motor de combustión entra en funcionamiento o se desacopla.

Existe la posibilidad de cambiar de marcha en cualquier momento (bien desde las levas que hay tras el volante o moviendo repetidamente hacia delante y hacia atrás la palanca que hay entre los asientos). Adicionalmente, si se mueve la palanca hacia la derecha, se pasa del modo D al modo B. Este último se distingue porque da más retención y regenera más energía a levantar el pie del acelerador; es un modo de funcionamiento que no compensa en autovía a velocidad constante (pues el coche pierde mucha velocidad cuando se levanta el acelerador y no resulta cómoda), pero sí tiene sentido para bajar puertos de montaña, por ejemplo.

Foto de - volkswagen golf 2013

Según nos ha informado Volkswagen, el modo de conducción Hybrid Auto es el más adecuado para conseguir los mejores valores de consumo a largo plazo (por ejemplo entre repostaje y repostaje). He medido con la instrumentación el consumo de distintas formas: un recorrido puramente urbano por ciudad con tráfico normal y otro por autovía a una velocidad constante de unos 120 km/h. En el primer caso, el consumo ha sido de 1,2 litros de carburante y 17 kWh de electricidad (el ordenador da estos dos valores). El consumo por carretera ha sido 5,8 l/100 km y 6,0 kWh. A falta de datos más fiables, todo parece indicar que el Golf GTE resulta muy económico de consumo en ciudad (aunque sumemos el coste de las dos energías); mientras que en autopista no lo es. Muy posiblemente, un Diesel tiene un coste por kilómetro más bajo. Por lo tanto, parece que el Golf GTE resulta tanto más interesante —desde el punto de vista económico— cuanto más se use para desplazarse por ciudad o vías congestionadas, aunque para eso no hace falta un coche tan potente. La batería se puede cargar en una toma de corriente normal de 2,3 kW en 3,45 horas. Volkswagen ofrecerá una estación de recarga o «WallBox» con una potencia de 3,6 kW que permite que la recarga de la batería se complete 2,15 horas.

En modo puramente eléctrico, el Golf GTE puede circular hasta una velocidad máxima de 130 kilómetros por hora y recorrer hasta 50 kilómetros, si bien este valor depende del estilo de conducción y de la temperatura exterior. En las condiciones en las que he conducido yo (por carreteras circunvalación a unos 90 kilómetros por hora, más algún kilómetro de ciudad y de carretera secundaria, y el aire acondicionado conectado) la autonomía ha estado en torno a 33 kilómetros.

Como el motor eléctrico es potente, el modo puramente eléctrico es perfectamente utilizable en ciudad e incluso en vías de circunvalación limitadas entre 70 y 90 kilómetros por hora. Es decir, da la suficiente aceleración para salir de los semáforos y para moverse sin prisas al ritmo del resto del tráfico. Si el conductor solicita más aceleración de la que es capaz de dar el motor eléctrico, se pone en marcha el motor de gasolina.

Foto de - volkswagen golf 2013

Haciendo uso de los dos motores, el Volkswagen Golf GTE puede acelerar desde parado hasta 100 kilómetros por hora en 7,6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 217 kilómetros por hora. Un Volkswagen Golf GTD, de 184 caballos, puede alcanzar 230 kilómetros hora de velocidad máxima y acelerar en 7,5 segundos. La aceleración de los dos es similar a pesar de la diferencia de potencia porque el GTE es mucho más pesado (ficha comparativa) debido a los componentes de su sistema híbrido (en especial la batería).

La instrumentación tiene una función denominada e-Manager que permite programar la carga, así como la calefacción y refrigeración del habitáculo (hay un sistema eléctrico de climatización auxiliar que no solo permite caldear o enfriar el habitáculo a coche parado sino también en marcha cuando sólo el motor eléctrico está moviendo el coche). También es posible activar la climatización desde un teléfono inteligente, programar la carga y realizar otras operaciones en el coche si se descarga la aplicación correspondiente denominada Car Net que es gratis el primer año.

El equipamiento de serie consta de faros de diodos luminosos y un sistema de entretenimiento que Volkswagen denomina Composition Media (que consta de una pantalla a color de 6,4 pulgadas) y dos cables de recarga (uno para un conector normal y otro para la «Wallbox» opcional que suministra una potencia de 3,6 kWh). Los Volkswagen Golf GTE que se vendan en momento del lanzamiento vendrán más equipados, así, tendrán, entre otros elementos, una pantalla de mayor tamaño (Discover Pro), cámara de marcha atrás, llantas de aleación de 18 pulgadas.

El aspecto exterior es interior del Volkswagen Golf GTE es parecido al del Golf GTI, con alguna excepción como que los detalles rojos de este último se reemplazan por otros de color azul.

Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. | Más información