Comparador
Comparar
BUSCADOR DE COCHES | Precios, datos, equipamiento, informaciones y fotos
¿Qué desea buscar?
Disponibilidad
Búsqueda sencilla
Carrocería
Búsqueda avanzada

Nissan Qashqai (2017) | Información general

Nissan actualiza el Qashqai, su todoterreno ligero de tamaño medio (mide 4,39 m de longitud). Recibe cambios en el chasis y en el aspecto de la carrocería, nuevos sistemas de ayuda a la conducción y un nuevo nivel de equipamiento. Sustituye al modelo que está en venta desde 2014 (más información).

Está disponible en un rango de precios que va desde los 21 850 euros de la versión 1.2 DIG-T 115 CV 4x2 Visia hasta los 35 950 € de la versión 1.6 dCi 130 CV 4x4 Tekna+ (todos los precios). La versión más asequible con motor Diesel (1.5 dCi 110 CV Visia) cuesta 23 450 €, un precio que lo sitúa en un punto intermedio frente a sus alternativas (listado de todoterrenos de entre 4,30 y 4,50 metros de longitud con motor Diesel de entre 100 y 140 CV, ordenados por precio).

El Qashqai 2017, como el modelo anterior, es un vehículo cómodo y silencioso en la mayoría de las situaciones y, por lo tanto, muy recomendable para realizar grandes trayectos por autopista, donde sus ocupantes acusarán poco el paso de los kilómetros. Su conducción por carreteras con muchas curvas no resulta tan gratificante como la de algunos turismos de precio similar, pero no se trata de un coche torpe y sus reacciones son seguras. Tanto el SEAT Ateca como el Ford Kuga son un poco más ágiles en estas situaciones y tienen un tacto de conducción más preciso, pero son más incómodos; un Hyundai Tucson o un KIA Sportage, en cambio, son muy similares al Qashqai.

Foto de - nissan qashqai 2017

Nissan ha hecho cambios importantes en la suspensión, si bien no son demasiado evidentes a la hora de conducir (para ello necesitaría conducir el modelo anterior y a continuación el nuevo, algo que no he tenido oportunidad de hacer). Son distintos los muelles y los amortiguadores (un poco menos rígidos) y la barra estabilizadora delantera (más gruesa). También ha modificado la dirección para que tenga un tacto más preciso y para que la tendencia al autocentrado sea más natural (algo que, bajo mi punto de vista, sí ha logrado, aunque sigue sin ser una dirección especialmente informativa).

La gama de motores es idéntica a la del modelo anterior y está compuesta por dos de gasolina —1.2 DIG-T 116 CV y 1.6 DIG-T 163 CV— y dos Diesel —1.5 dCi 110 CV y 1.6 dCi 131 CV—. De serie, todos tienen un cambio manual de seis velocidades, aunque las versiones 1.2 DIG-T y 1.6 dCi se pueden pedir con una automática de tipo variador contínuo a la que Nissan denomina XTRONIC. Las versiones con tracción total tienen un sobrecoste de 2500 euros y solo pueden ir en combinación con el motor Diesel de mayor potencia.

Con el motor dCi de 131 CV, el Qashqai es un vehículo rápido en el que rara vez se echará en falta más potencia. Es un motor que tiene fuerza suficiente para realizar adelantamientos con seguridad y afrontar cuestas sin necesidad de reducir marchas. Además, su funcionamiento es suave y no emite demasiado ruido, aunque tiene poca fuerza a bajas vueltas y, en ocasiones, le cuesta salir desde parado. El consumo de combustible es moderado: en el recorrido previsto por la organización, que transcurría por todo tipo de vías y en el que practiqué una conducción a ritmo muy cambiante, el ordenador de viaje indicaba 6,5 l/100 km.

El motor de gasolina de 163 CV tiene un funcionamiento aún más suave y silencioso que el Diesel y además mueve con mucha agilidad al Qashqai, aunque para ello es necesario utilizar el cambio de marchas con mucha frecuencia para obtener una aceleración intensa. Su consumo de combustible es, lógicamente, más elevado que el Diesel.

Los cambios de diseño más importantes afectan, sobre todo, a la parte frontal del vehículo. Son nuevos el parachoques, la parrilla, el capó, el diseño de los faros principales (que opcionalmente pueden tener la función de iluminación adaptativa) y los faros antiniebla. En la parte posterior también es ligeramente diferente el parachoques (ahora tiene dos molduras decorativas en color plata; imagen) y los pilotos. Además hay dos nuevos colores para la carrocería (Azul Vivid, que es el que aparece en esta galería de imágenes, y Chestnut Bronze) y varios modelos de llantas de aleación que no estaban disponibles en el modelo anterior.

Foto de - nissan qashqai 2017

En el habitáculo las modificaciones son más pequeñas. Hay un nuevo volante achatado (imagen) con el que, según Nissan, el acceso es más cómodo (yo no he notado nada al respecto, se accede igual de bien o mal que con uno redondo), nuevos recubrimientos para las salidas de ventilación centrales y unos asientos delanteros distintos con la banqueta más larga y con unos laterales más prominentes (solo a partir del nivel de equipamiento N-Connecta). El sistema multimedia Nissan Connect tiene una interfaz actualizada (pero muy parecida a la del modelo anterior) y, opcionalmente, puede ser mejorado con un equipo de sonido del especialista BOSE, con siete altavoces.

De acuerdo con nuestras mediciones, no hay cambios en cuanto al espacio disponible para los pasajeros respecto al modelo de 2014. No destaca en ninguna de las cotas, pero tiene sitio suficiente para acomodar a dos personas de 1,85 metros de altura que viajen detrás de otras dos que midan más o menos lo mismo. El maletero, con 430 litros de capacidad, se encuentra en un término medio frente al de sus rivales (listado de todoterrenos de entre 4,30 y 4,50 metros de longitud, ordenados por volumen de maletero). En general, todos los materiales con los que está fabricado el habitáculo, así como los ajustes entre las distintas piezas que lo componen, causan una buena impresión de calidad. Durante la presentación del modelo únicamente escuché un ruido en dos unidades distintas que provenía del techo panorámico de cristal.

Para el Qashqai 2017 hay cinco niveles de equipamiento distintos: Visia, Acenta, N-Connecta, Tekna y Tekna+. Este último no estaba disponible en el modelo anterior y pasa a ser el más completo de la gama. Incluye de serie elementos como unos asientos eléctricos con memorias tapizados en piel Nappa (imagen), el techo solar panorámico, el parabrisas delantero calefactable y diversas partes de la carrocería pintadas en color gris (carcasas de los retrovisores exteriores y barras de techo).

Foto de - nissan qashqai 2017

Como en el modelo anterior, todos los Qashqai también incluyen de serie lo que Nissan denomina Chassis Control. Este sistema está compuesto por el «Control inteligente de la calzada» (reduce el cabeceo de la carrocería actuando sobre los frenos), el «Control inteligente de la trazada» (corrige el subviraje mediante los frenos antes de que entre el funcionamiento el control de estabilidad) y el «Freno motor activo XTRONIC» (reduce la velocidad a la que circula el vehículo en pendientes descendientes aplicando freno motor; sólo está disponible en combinación con el cambio automático).

Además, el equipamiento de seguridad mejora porque ahora el servofreno de emergencia con detección de obstáculos tiene ampliada una función de detección de peatones. Otros dispositivos que ya estaban disponibles con anterioridad son el reconocimiento de señales de tráfico, el asistente de aparcamiento, un circuito de cámaras que genera una visión cenital del coche, el avisador de obstáculos en el ángulo muerto del retrovisor y la alerta por cambio involuntario de carril.

En primavera de 2018, Nissan añadirá a la gama el ProPILOT 1.0, un sistema que aúna en una misma función el sistema de mantenimiento de carril y el programador de velocidad activo con asistente en atascos. Con este sistema, Nissan asegura que el Qashqai tendrá capacidad para controlar la dirección, el acelerador y los frenos al circular por atascos o incluso por autopista.

El Qashqai 2017 aún no aparece en nuestro comparador de seguros, pero el precio de una póliza no debería ser muy distinto al del modelo anterior. A modo de ejemplo hemos realizado una simulación para un Qashqai dCi 130 de la gama 2014. El tomador es una mujer de 36 años, con más de 10 de carné, que reside en Málaga, recorre 20 000 km al año y aparca en un garaje comunitario. Con estos datos, la compañía que ofrece un seguro a todo riesgo sin franquicia más asequible es Mapfre (313 euros al año).

Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. | Más información