Comparador
Comparar
BUSCADOR DE COCHES | Precios, datos, equipamiento, informaciones y fotos
¿Qué desea buscar?
Disponibilidad
Búsqueda sencilla
Carrocería
Búsqueda avanzada

Volkswagen I.D. CROZZ (IAA) | Información general

El I.D. CROZZ es un prototipo de todoterreno eléctrico de tamaño mediano con tracción total, perteneciente a una familia de modelos eléctricos que Volkswagen ha presentado en los últimos meses. Este prototipo «es una versión perfeccionada» del I.D. CROZZ que fue presentado en el salón del automóvil de Shanghái en abril de 2017 (más información). Respecto a este, recibe cambios de interior y de exterior y estrena elementos de equipamiento. Los otros dos modelos son el I.D. y el I.D BUZZ.

La carrocería mide 4,63 m de longitud, 1,89 m de anchura y 1,61 m de altura, aunque Volkswagen dice que, en su gama, el modelo que derive estaría situado por debajo del Tiguan. La distancia entre ejes es de 2,77 m. No tiene pilares centrales y las puertas delanteras abren en un ángulo de 90º. El habitáculo tiene cuatro asientos independientes, con múltiples posibilidades de regulación y plegado para facilitar la carga de objetos y pasajeros.

Foto de - volkswagen id-crozz-iaa

Está impulsado por dos motores eléctricos, uno de 101 CV de potencia acoplado a las ruedas delanteras y otro de 202 CV a las traseras. La tracción en condiciones normales de adherencia es a las ruedas traseras. Ambos ejes están unidos «a través de un árbol cardán eléctrico». Volkswagen no explica en qué consiste esta unión, pero dice que permite regular el reparto de potencia entre ambos ejes. Las baterías y los motores están situados en el piso del coche para restar el menor espacio posible al habitáculo. La capacidad de la batería es de 83 kWh, la velocidad máxima de 180 km/h y la autonomía homologada mediante ciclo NCCE, de 500 km.

El reparto de pesos es del 48 % delante y del 52 % detrás. Los amortiguadores son de dureza regulable, montados en esquema McPherson en el eje delantero. El radio de giro es de 10,5 m (Volkswagen no dice si entre bordillos o entre paredes).

Este I.D. CROZZ está preparado para la conducción autónoma (bajo una función denominada «I.D. Pilot»), aunque Volkswagen no dice en qué nivel de autonomía. Para el control del entorno emplea una serie de sensores láser. También admite el control gestual y vocal de ciertas funciones, como abrir una o varias puertas y el maletero, abrir el techo panorámico o activar y desactivar el modo de conducción autónoma. Para activarlo hay que emplear una serie de órdenes como por ejemplo «Hola I.D., por favor, ¡abre mi puerta!».

Foto de - volkswagen id-crozz-iaa

Los faros tienen tecnología LED. Una serie de cintas luminosas de ledes colocadas entre las puertas y el salpicadero se encienden cuando un pasajero da una orden, para indicar quién ha activado el sistema. Un indicador luminoso adicional situado frente al conductor («Smart Light») informa al conductor sobre sus maniobras o emite alertas en situaciones de peligro.

La instrumentación se ve a través de una pantalla, las principales funciones se manejan a través de otra pantalla de 10,2 pulgadas de tipo táctil y de sendas superficies táctiles que también sirven para manejar los intermitentes o el selector de marchas. Entre los menús disponibles en el sistema multimedia hay uno que da información sobre la calidad del aire y permite ajustar la climatización en consecuencia (sistema CleanAir).

Está provisto de un sistema de proyección de la información en el parabrisas (head-up display) mediante realidad aumentada, que hace que los gráficos indicativos aparezcan virtualmente a una distancia de entre 7 y 15 metros del ojo del conductor, «exactamente allí por donde va a pasar» . El I.D. CROZZ está desprovisto de retrovisores y, en su lugar, unas cámaras hacen la misma función.

Foto de - volkswagen id-crozz-iaa

El volante multifunción es retráctil, de forma que se oculta cuando el conductor no lo utiliza para dar más amplitud. El logotipo central tiene la superficie táctil y a través de él se puede cambiar de conducción manual a autónoma. Para ello hay que tocarlo durante tres segundos (o usar el control por voz).

La iluminación ambiental del I.D. CROZZ cambia entre azul claro cuando está activa la conducción manual y rojo cuando está activa la conducción autónoma. Está equipado con techo solar panorámico. La carrocería también está profusamente iluminada y esta iluminación interactúa a medida que los ocupantes abren el vehículo, lo ponen en circulación o activan la conducción autónoma. La pintura, de color rojo, se llama Hibiscus Red Metallic. Las llantas son de aleación de 21 pulgadas de diámetro.

Para recubrir el interior, Volkswagen ha empleado una combinación de cuero y Alcantara.

Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. | Más información