Toyota Yaris 2017

Última actualización: 21-04-2017

El Yaris 2017 no es una nueva generación, sino una renovación del modelo que Toyota puso en venta en 2015 (que a su vez fue una actualización del modelo de 2012). Los cambios afectan al diseño —tanto exterior como interior—, a la gama de motores y al chasis. La versión básica tiene un motor de 70 CV y cuesta 11 300 euros con carrocería de tres puertas y 11 500 con la de cinco. 

Aunque es un coche práctico, el Yaris se nota ya algo anticuado frente a muchas alternativas en ciertos aspectos. Algunos de ellos son el confort de marcha a alta velocidad y la ergonomía del puesto de conducción y de algunos mandos, que no son buenos. Además, aunque la calidad de acabados del habitáculo era normal cuando el coche se presentó en 2012, actualmente consideramos que es baja frente a la mayoría de sus alternativas. Pese a todo ello, sigue siendo un modelo muy interesante, principalmente porque es el único de sus características que puede tener un sistema de impulsión híbrido que, además de resultar muy agradable de utilizar en la ciudad, da un consumo bajo en este entorno.

La gama Yaris 2017 queda compuesta por dos versiones de gasolina (de 70 CV y 111 CV; este último motor es nuevo) y la versión híbrida, de 101 CV. Con el motor de gasolina de 111 CV está disponible con carrocería de cinco puertas desde 13 850 euros. Es un precio relativamente bajo, aunque hay alternativas como el Opel Corsa de 100 CV o el Škoda Fabia de 110 CV que son más baratas. Un Suzuki Swift con motor de 111 CV es más costoso, por ejemplo (ficha comparativa). El Híbrido sólo está disponible con la carrocería de cinco puertas y su precio arranca en 16 100 euros. No tiene alternativas directas, pero si se compara con otros coches parecidos con motor Diesel, que dan un consumo medio homologado similar, resulta poco costoso (listado de turismos de entre 3,9 y 4,1 metros de longitud con motor Diesel y ordenados por precio).

Toyota Yaris. Imágenes exteriores.

Los cambios de aspecto son los mismos que Toyota anticipó a principios de 2017 con el Yaris Sport, una variante deportiva de este modelo (más información). Son distintos los parachoques, los faros, los pilotos (que pueden ser de ledes), la parrilla y el portón del maletero. También hay nuevos modelos de llantas de aleación y dos colores para la carrocería que no estaban disponibles con anterioridad: Azul Hydro (es el que aparece en esta galería de imágenes) y Rojo Tokio.

En el interior los cambios son más pequeños, se limitan a un nuevo cuadro de instrumentos que, en algunas versiones, tiene una pantalla multifunción de 4,2 pulgadas (imagen). También hay nuevas tapicerías y molduras decorativas y unas salidas de ventilación con un aspecto distinto.

La novedad más importante de la gama Yaris 2017 es la incorporación de un motor de gasolina —1.5 VVT-iE— con 111 CV. Es un motor que sobresale por la alta relación de compresión (13,5:1) que tiene y porque tiene un nivel de rendimiento térmico del 38,5 %, un valor muy elevado y cercano al motor térmico de un Toyota Prius o un Hyundai IONIQ Híbrido (40 % en ambos casos). Además tiene la peculiaridad de que, en función de la demanda de potencia solicitada por el conductor, puede funcionar bajo ciclo Otto o bajo ciclo Atkinson —más eficiente que el Otto—. Según Toyota, el Yaris 1.5 VVT-iE es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 11,0 segundos, 7 décimas menos que con el motor al que sustituye, el 1.33 de 99 CV de la gama 2015 (ficha comparativa).

Hemos podido probar este motor en la presentación a la prensa que tuvo lugar en abril de 2017 en Holanda. Mueve bien al coche desde bajas vueltas pero no da mucho empuje a partir de unas 3000 rpm, y en general parece dar unas prestaciones normales tirando a bajas para su potencia. El consumo en apariencia es bajo, pero no puedo sacar conclusiones porque lo he probado en un terreno muy llano y por carreteras lentas y sin tráfico. Lo que sí es evidente es que el ruido que emite cuando se revoluciona llega a un volumen elevado al habitáculo.

Toyota Yaris. Imágenes exteriores.

El motor de acceso a la gama, de 1,0 litros de cilindrada y 70 CV, se mantiene sin cambios. La versión híbrida tiene una serie de modificaciones para que el nivel de vibraciones y ruidos filtrados al habitáculo sean menores: hay nuevos soportes para el motor de gasolina, un sistema de admisión de aire rediseñado, nuevos ejes de transmisión y un silenciador adicional para el sistema de escape. Además, esta variante también tiene pequeñas mejoras en la suspensión y en la dirección con el objetivo de mejorar el confort de marcha y la precisión en la conducción. La última vez que condujimos un Yaris Hybrid 2015 fue en la primavera de 2016 (prueba), de manera que necesitaría montarme en el coche nuevo y en el antiguo en un lapso de tiempo menor para poder afirmar categóricamente si se notan estos cambios, aunque creo que las diferencias que percibe el conductor no son grandes. 

En el interior prácticamente no cambia nada, por lo que este artículo de impresiones del interior del modelo anterior es totalmente vigente. El acceso al habitáculo del Yaris es sencillo porque las puertas abren hasta un ángulo grande y los asientos están situados relativamente altos. El espacio interior está en la media de sus alternativas —es suficiente para que cuatro adultos viajen cómodos—, aunque la calidad de acabados no es buena: los plásticos no tienen buen tacto y en la parte baja del habitáculo no parecen estar tan sólidamente ensamblados como en la mayoría de sus alternativas. El maletero es relativamente pequeño (tiene 286 litros), aunque práctico, ya que tiene unas formas regulares y dispone de una bandeja que se puede colocar a dos alturas.

La pantalla del sistema multimedia opcional (que no es compatible con los protocolos de comunicación Android Auto y Apple Car Play) queda situada más cerca del pasajero que del conductor (imagen), de manera que hay que desviar la vista mucho más de lo deseable para consultarla. Además, como el conductor siempre va sentado alto y los recorridos de ajuste de la columna de la dirección son pequeños, habrá personas que no encuentren con facilidad una postura de conducción adecuada. 

Todos los Yaris 2017 incorporan de serie el paquete de equipamiento «Safety Sense», que incluye un sistema de frenada automática de emergencia en ciudad, uno que cambia automáticamete entre luces cortas y largas, una alerta por cambio involuntario de carril y un detector de señales de tráfico.

Toyota Yaris. Imágenes exteriores.

Calcule el seguro de este coche en 21 aseguradoras
Información generalCambios en la informaciónImágenes Exteriores Arriba
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2017 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies