Glosario | Potencia. Potencia específica

En física, representa la cantidad de trabajo realizado por unidad de tiempo.

Su unidad en el Sistema Internacional es el vatio (W), aunque en el mundo del automóvil es frecuente encontrarlo en otras unidades: el caballo de vapor (CV) y el caballo de fuerza (HP).

El CV proviene del caballo de fuerza inglés o horsepower (HP), una unidad ideada por James Watt en 1782 para comparar la potencia de la máquina de vapor con la que hacían los caballos de tiro. Representa la necesaria para elevar 33 000 libras un pie por minuto.

Para adaptar el HP al sistema métrico predominante en Europa continental, se estableció que 1 CV era la potencia necesaria para elevar verticalmente 75 kilogramos a 1 m/s. Los valores de ambos son similares pero difieren mínimamente, de manera que 1 CV es igual a 0,986 HP.

Un caballo de fuerza (HP) equivale a 745,69 W, mientras un caballo de vapor (CV), a 735,49 W.

Además de distintas unidades de potencia, existen distintos métodos para calcularla.

Potencia específica: Se denomina potencia específica a la relación entre la potencia de un motor y su cilindrada total. Por lo general, resulta más fácil conseguir potencias específicas altas con motores de gasolina de poca cilindrada capaces de girar altos de vueltas. Los motores turboalimentados consiguen pues altísimas potencias específicas, pero entre los motores atmosféricos que se montan en coches de serie, Honda tiene dos auténticos récords: un 1.6 de 160 CV, que supone 100 CV/litro, y un 2.0 de 240 CV, con nada menos que 120 CV/litro.

Comparador