Volvo XC60 2017

Última actualización: 24-07-2017

Esta es la segunda generación del Volvo XC60. Es un modelo totalmente nuevo, construido sobre una plataforma diferente, con más equipamiento y del que hay una versión híbrida enchufable. De la primera generación hablamos en este artículo (modelo 2008) y en este otro (modelo 2013). Durante unos meses se comercializaron  algunas unidades que quedaron en existencias (que, en el caso de la versión más sencilla D4 Momentum, costaba unos 6000 € menos que el modelo nuevo; ficha comparativa).

Como el modelo al que sustituye, este XC60 destaca por la sensación de calidad, en un sentido amplio, que transmite: es un coche bien fabricado, que aparenta mucha solidez y cuidado por el detalle, y que trata a los pasajeros con mimo porque la suspensión y el aislamiento están bien trabajados. Todos los motores disponibles son de cuatro cilindros, lo que puede restar algo de refinamiento, especialmente a las versiones más potentes, en comparación con algunas alternativas como el BMW X3, que pueden tener motores de seis cilindros. A cambio, suenan poco y empujan con intensidad.

volvo-xc60-2018-blanco-frontal-lateral

Por el momento solo es posible adquirirlo con tracción total, cambio automático y motores que van de 190 a 408 CV de potencia —versiones D4, D5, T5, T6 y T8—. El precio de partida de la gama es de 51 190 € (precios y fichas técnicas de toda la gama). En noviembre de 2017 llegará la primera variante con tracción delantera (con el motor de gasolina de 254 CV) y la primera con cambio manual (con un motor de gasolina de 190 CV; T4). Y será en primavera de 2018 cuando llegue la versión de acceso a la gama —D3— con motor Diesel de 150, cambio manual y tracción delantera, que se ofrecerá desde 39 950 €.

Las versiones Diesel D4 y D5, de 190 y 235 CV respectivamente, satisfarán a todo aquel que quiera un coche de estas características cómodo —por suspensión y ruido—, con un habitáculo acogedor y un motor con una capacidad de aceleración más que suficiente para moverse con agilidad desde la versión menos potente. El cambio automático, que es de ocho marchas, tiene un funcionamiento exquisito por la suavidad con la que hace los cambios de marcha.

El T8 disfruta de las habituales cualidades positivas de los vehículos híbridos: puede circular de forma silenciosa, sus prestaciones son muy buenas y, si se usa en ciudad, puede dar un consumo de carburante bajo. Su principal defecto es que el tacto del pedal de freno no está calibrado con la precisión del resto de versiones y puede resultar brusco. En todas las versiones que condujimos, con suspensión de dureza fija o variable, el ajuste prima el confort de rodadura. En las Impresiones de conducción detallamos mejor este y otros aspectos de la dinámica del XC60.

El XC60 mide 4,69 m de longitud y 1,90 m de anchura (aunque el dato a tener en cuenta es 1,99 m, que es lo que ocupa con los retrovisores plegados). Es un coche amplio para cuatro pasajeros (algo más que el XC60 anterior; tabla comparativa) pero no sobresale respecto a sus alternativas de tamaño y gama de motores parecida, que son modelos como el Alfa Romeo Stelvio, el Audi Q5, el BMW X3, el Jaguar F-PACE, el Mercedes-Benz GLC y el Porsche Macan. El Infiniti QX50 y Lexus NX también pueden considerarse alternativas, aunque con una oferta de versiones mucho más reducida. El Stelvio y el Macan son los más ágiles en carretera.

volvo-xc60-2018-interior-salpicadero

Volvo ha desarrollado el XC60 sobre la plataforma modular SPA, que es el mismo punto de partida de los modelos de la serie 90 (S90, V90 y XC90), con los que comparte multitud de elementos, desde mandos—como el botón de arranque entre los asientos (imagen), el pomo del cambio de marchas, la pantalla orientada verticalmente del sistema multimedia Sensus o los asientos delanteros (imagen)— a la mayoría de los asistentes de conducción.

Son mayoría y no todos porque, en el XC60, Volvo ha estrenado tres funciones nuevas (que pronto serán incorporadas a los modelos de la serie 90). Las tres tienen que ver con la actuación automática de la dirección para evitar, o disminuir las consecuencias, de un posible accidente. Lo hace en tres casos: entre 50 y 100 km/h durante una maniobra de esquiva (una vez ya iniciada por el conductor) para evitar un golpe o un atropello si la actuación sobre los frenos no fuese suficiente. Entre 60 y 140 km/h, para corregir la trayectoria del coche si el XC60 se pasa al carril de sentido opuesto y el conductor no reacciona a los avisos que hace el vehículo. Por último, la dirección se coordina con el sistema de detección de vehículos en el ángulo muerto de los retrovisores para no golpearse contra dichos vehículos, retomando el carril por el que circula si el conductor no lo hace.

Estas funciones son nuevas en Volvo pero no en la industria del automóvil, ya que hay distintos modelos que ya las tienen. Lo que sí es exclusivo de Volvo, por ahora, es disponer de las tres en un mismo coche (vídeo). El Pilot Assist, la función que combina el programador de velocidad activo con el asistente de mantenimiento en el carril, es opcional (vídeo de este sistema en el S90).

Los motores son ya conocidos de la serie 90 y tienen todos cuatro cilindros y 1969 cm³. Las diferencias entre ellos, entre otras cosas, se dan en el sistema de sobrealimentación que, en el caso de los de gasolina, puede ser mediante turbocompresor (T5) o con una combinación de este y un compresor volumétrico Eaton (T6 y T8). En este artículo hay más información técnica sobre la gama de motores.

Volvo XC60 2017. Imagen trasera. Versión T6

La versión T8 del XC60 es la más potente, más costosa y la única que es híbrida y enchufable (ficha técnica). Tiene 407 CV de potencia máxima y una batería con 10,8 kWh de capacidad que proporciona una autonomía eléctrica, en condiciones de homologación, de 45 km. Su recarga completa requiere 3 o 4 horas, en función de si es un enchufe de 16 o 10 A. La versión Diesel que menos consume es la D4 —5,2 l/100 km, tres décimas más que un Audi Q5 de 190 CV, dos más que un GLC de 204 CV e igual que un BMW X3 de 190 CV, todos con tracción total y cambio automático—.  

Como es habitual en este tipo de coches, el XC60 no está orientado a un uso exigente fuera del asfalto, si bien, con los neumáticos adecuados, la altura libre al suelo de 216 mm y el sistema de tracción total conectable automáticamente (de Borg-Wagner) permitirían desenvolverse por algo más que una pista en buen estado.

Calcule el seguro de este coche en 21 aseguradoras

Información generalImpresiones del interiorImpresiones de conducciónCambios en la informaciónImágenes Exteriores Arriba
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2017 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies