La Rochelle: Sírvase usted mismo su coche eléctrico

  Más artículos
variados
Porsche Leipzig
24 horas Ford 2006
Reforma de la Ley de Seguridad Vial
Rally de Turquía con Citroën y Carlos Sainz
Claude Satinet, director general de Citroën y Magda Salarich, directora de comercio para Europa.
Rick Wagoner, Presidente de General Motors
Shell Eco-Marathon
Pruebas de choque Euro NCAP
Ford Mustang Bullitt
Expedición Mata Rangi
La Rochelle: Sírvase usted mismo su coche eléctrico
Volkswagen New Beetle RSi. El escarabajo volador
Ford SVT Mustang Cobra R. 390 caballos quemando el asfalto
La vuelta al mundo en 80 días con Volkswagen Lupo 3L TDi
Prototipo de Fiat: Ecobasic
Gas natural como combustible de uso privado
007-Z8: Una combinación explosiva

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
Tr�fico urbano 22-09-2000
  Javier Moltó
La Rochelle es una ciudad situada en la costa atlántica francesa. Una ciudad pesquera, cuyos munícipes llevan diez años preocupados por la mejora del tráfico urbano y empeñados en reducir la contaminación. Su último proyecto ha sido poner a disposición de los ciudadanos una flota de 50 coches (25 Citroën Saxo y 25 Peugeot 106) movidos por motor eléctrico para que puedan ser utilizados durante sus desplazamientos urbanos.

Que sean coches eléctricos o no, resulta casi anecdótico. El invento podría funcionar también con coches movidos por gasolina, gasóleo o gas. Lo innovador es el sistema para alquilar el vehículo. No hay que hacer ningún trámite, ni firmar nada. Hay que darse de alta una vez. Después, todo es automático.

Cualquier ciudadano abonado al programa Liselec (así se llama) puede acercarse a una de las seis estaciones de aparcamiento de estos coches y pasar por la ventanilla posterior de uno de ellos la tarjeta codificada que le dan al darse de alta. De esta forma, se le abren las puertas del coche y puede acceder al interior para conducir por donde quiera mientras tenga batería y esté dispuesto a pagar lo que cuesta el recorrido (más barato que un taxi).

Al pasar la tarjeta, una antena situada en el coche envía una señal al centro de control, que en cualquier momento sabe qué persona ha accedido al coche y en qué estación. Mediante el sistema de control informático, también se puede saber cuánta carga tienen las baterías de esa unidad en el momento de la recogida y si los coches disponibles están bien repartidos por las estaciones.

El coche eléctrico tiene como ventaja que no contamina en la ciudad. Sus principales inconvenientes (la escasa autonomía y la dificultad para la recarga) no son un problema en una población pequeña con seis puntos de aparcamiento y de suministro eléctrico repartidos por el casco urbano.

Las modalidades de pago varían de unos usuarios a otros. Los que utilizan el coche frecuentemente pagan una cuota de abono más alta y luego menos dinero por cada trayecto. Los que utilizan estos coches esporádicamente pagan una cuota de abono inferior y en torno a un 50 por ciento más en cada recorrido.

Hay pocos abonados en la Rochelle a este programa municipal de transporte. En una ciudad de 80.000 habitantes, más 50.000 radicados en el extrarradio, sólo 270 personas están adscritas a Liselec, después de un año de funcionamiento. Entre un dos y un tres por mil de la población.

Los promotores (principalmente el municipio de la ciudad, apoyado por el grupo PSA [Peugeot-Citroën], Alcatel y VIA GTI) consideran que a partir de 500 abonados el programa puede empezar a cubrir gastos, por lo que se puede alcanzar un resultado operativo positivo. La inversión (unos 180 millones de pesetas) y el esfuerzo se dan como bien empleados por su contribución a la mejora del aire urbano.

Sin embargo, tanto esfuerzo no se traduce en una elevada tasa de utilización de los coches, que están parados la mayor parte del tiempo. Durante la segunda semana de marzo, por ejemplo, cada coche sólo fue utilizado una media de quince minutos al día. Tan poco que resulta difícil creer que la inversión compense siquiera en términos de polución.

Texto Arriba
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies