Glosario | Transaxle

Ford utilizó el término «transaxle» en el primer Fiesta (1976) para referirse a su disposición mecánica. Con este término, indicaba que el motor y la caja de cambios (el árbol primario) giraban alrededor del mismo eje. Hasta ese momento, no había muchos modelos de motor delantero transversal con esa estructura (el Volkswagen Golf era uno de ellos). El Mini tenía motor transversal pero con la caja de cambios por debajo del motor, otros coches de tracción delantera tenían el motor longitudinal (como el Renault 5).

Porsche utilizó el término transaxle también para referirse a un motor y un cambio que giraban alrededor del mismo eje, con el motor estaba en la parte delantera del coche y el cambio, en la trasera. Dado que el motor y el cambio giraban sobre el mismo eje, entre ambos había una unión rígida (el árbol de transmisión no estaba articulado). Los Porsche de motor trasero o central trasero también tienen el motor y el cambio en el mismo eje, pero no tienen árbol de transmisión.

El término transaxle también se ha utilizado para referirse a los coches que tienen el motor junto al eje delantero y el cambio junto al trasero, de los que hay varios precedentes (el Stutz Bearcat, ya en 1914). En el caso de Alfa Romeo, desde el Alfetta GT de 1974, no existía la unión rígida que sí había —por ejemplo— en un Porsche 928. Los Alfa Romeo de cambio trasero (sin contar el 8C Competizione) no tenían el motor y el cambio en el mismo eje; el árbol de transmisión estaba articulado.

Aunque actualmente este término normalmente nombra a los coches con el motor junto al eje delantero y el cambio junto al eje trasero, todavía se utiliza con otras acepciones. En km77.com preferimos no utilizarlo porque puede resultar equívoco.

Comparador