Glosario | Plataforma modular

Las plataformas modulares están pensadas para que sirvan como base a vehículos de distinto tipo y tamaño. Con ello, las marcas pueden reducir los costes de producción de nuevos modelos.

Están compuestas por una serie de elementos y medidas comunes, mientras que hay otras características que son específicas en función del modelo al que vayan destinadas.

Plataforma variable

Entre los elementos que suelen ser comunes en algunas de ellas, está la distancia entre el eje de la rueda delantera a la articulación del pedal del freno y la posición del motor (tanto respecto a la marcha —longitudinal o transversal— como su inclinación). Otros elementos pueden variar, como la distancia entre ejes o el tamaño de los voladizos.

En muchas ocasiones, la arquitectura de las plataformas modulares está prevista para albergar distintos sistemas de impulsión: por ejemplo, algunas valen tanto para coches híbridos, como híbridos enchufables o completamente eléctricos (un ejemplo es el Hyundai IONIQ).

Sistemas de propulsión en la plataforma MQB

Otros ejemplos de plataformas modulares son la MQB del Grupo Volkswagen (que tienen el Audi TT o el Škoda Octavia), la EMP2 de PSA (que tienen, por ejemplo, el Peugeot 508 o el Citroën Spacetourer), la Plataforma Global de Subaru (XV o Impreza), la CMA de Volvo y Geely o la que comparte BMW y MINI para algunos modelos con motor transversal (como el BMW Serie 2 Active Tourer o el MINI 3p).

Comparador