Glosario | Consumo específico

Es la cantidad de combustible que necesita un motor para suministrar una determinada unidad de potencia por unidad de tiempo. El consumo específico es una forma de expresar el rendimiento del motor, en el sentido que relaciona consumo con prestaciones. Cuanto menor sea el consumo específico de un motor, mejor es su rendimiento.

El consumo específico de un motor en distintas condiciones de trabajo se puede ver un gráfico como el de abajo. En el eje horizontal está el régimen. En el eje vertical se pueden poner variables distintas, pero relacionadas entre sí, como el par o la presión media efectiva. En el ejemplo de abajo, en el eje vertical está la presión media efectiva (en kilopascales, kPa); la presión efectiva máxima en cada régimen se corresponde con la curva de par.

Como se puede ver en el gráfico, el valor mínimo de consumo específico de este motor es 210 gramos por cada kilovatio hora (g/kWh). En cualquier punto del área más oscura, el motor alcanza su máximo rendimiento. Fuera de esa área, el consumo aumenta a 215 g/kW/h, aunque hay zonas dentro del área de 215 en las que el motor trabaja peor y sube a 220. Cuanto menor es la carga (es decir, cuanto menos pisa el conductor el acelerador), menos depende el consumo específico del régimen. En ningún gráfico que hayamos visto hasta ahora el máximo rendimiento del motor se consigue a plana carga (ni en Diesel ni en gasolina), sino un poco por debajo.

Este gráfico corresponde al motor Ford Diesel de 2 litros y 84 kW que se montó en el Mondeo de año modelo 2001.

Comparador