Glosario | Conducto común (common-rail)

Lo que distingue al sistema de conducto común de otros tipos de inyección Diesel es que el gasóleo a presión no procede directamente de la bomba, sino de un depósito. Ese depósito (el «conducto común») es una tubería de la que parte una ramificación para cada inyector. La principal ventaja de este sistema es que la presión con que trabaja es casi independiente del régimen y la carga del motor; es decir, aunque el conductor no acelere a fondo y el motor gire despacio, es posible inyectar el gasóleo a una presión muy alta y casi constante durante todo el proceso de inyección.

La primera generación de sistemas con conducto común generaba una presión máxima de 1.350 bar; actualmente algunos llegan hasta alrededor de 2.000 bar. Otra ventaja muy importante del sistema de conducto común es que es el único que permite realizar múltiples inyecciones. Otros sistemas -como bombas electrónicas de alta presión o conjuntos inyector-bomba- sólo pueden dar dos inyecciones en cada ciclo de trabajo y, en el caso de éste último, la primera de ellas no está controlada electrónicamente. El sistema de conducto común es un invento de Fiat (llamado por ellos «Unijet»), desarrollado industrialmente por Bosch. Es esencialmente igual a la inyección multipunto de un motor de gasolina (en la que también hay un conducto común para todos los inyectores, con un regulador de presión), con la diferencia de que el de gasolina trabaja a una presión mucho más baja.

Comparador