Comparador
Comparar
CV
CV
año
año
¿Qué desea buscar?
Disponibilidad
Tipo de carrocería
Opciones avanzadas
m
m
m
m
m
m
l
l
l/100 km
l/100 km

Rolls-Royce Phantom Coupé (2009) | Dieciséis vacas, seis árboles y un indicador de reserva de potencia

Para tapizar un Phantom hacen falta 16 vacas, de cuyas pieles salen 450 piezas de cuero. Estas piezas se cortan empleando una guía láser y se acaban a mano. Según Rolls-Royce, el cuero es «el más terso utilizado en el sector del automóvil. Su textura y tacto son similares a los del cuero anilina, como el empleado en el sector del vestido, aunque es tan duradero como el cuero de automóvil tradicional». Hay dos tipos de textura: para los asientos hay un cuero de grano natural y para los guarnecidos interiores un «fileteado».

En la carpintería interior usa seis especies de árboles (relación de ellos). La vetas de la madera cambian según dónde vaya la pieza; algunas de las chapas de madera tienen vetas simétricas.

Las moquetas son de pelo largo y están cubiertas por alfombrillas de lana de cordero; también existe la opción de reposapiés. El forro del techo es de cachemira, con cuero en la parte central.

Algunas superficies metálicas (las rejillas de ventilación y algunos mandos y botones) tiene un acabado brillante llamado «Sterling», que se aplica a ciertos objetos de plata (como los mecheros Zippo de ese metal).

Otras superficies metálicas (alrededor de las manillas de las puertas y en las palancas de la columna de dirección) tienen un acabado satinado (imagen).

El volante es grande y fino. Está colocado y hecho de tal manera que Rolls-Royce dice que está: «diseñado especialmente para permitir una posición cómoda durante la conducción, con las manos en «las ocho y veinte». Lleva mandos para el teléfono, el equipo de sonido y el navegador.

La instrumentación principal tiene velocímetro, nivel de combustible y termómetro de agua. No tiene cuentarrevoluciones, algo que Rolls-Royce considera innecesario. En su lugar hay un instrumento que puede ser interesante: un indicador de la reserva de potencia. Según Rolls-Royce, este instrumento indicaría que, a 160 km/h, el motor aún tiene disponible el 75% de su potencia máxima.

El panel de madera donde está el reloj es además una tapa. Cuando se gira, deja al descubierto el monitor de un sistema semejante al i-Drive de BMW. El mando de este sistema está oculto en la consola. Como en el Serie 7, el motor se arranca y se para mediante un botón.

En cada puerta trasera hay un paraguas, que se obtiene mediante un botón. Se puede guardar mojado porque está hecho por arriba de Teflon® y porque hay canales para escurrir el agua.

Los asientos traseros están 18 mm más altos que los delanteros. Hay dos configuraciones de asiento: una que Rolls-Royce llama «salón», que es una banqueta corrida para tres pasajeros, y otra que llama «teatro», que consiste en dos asientos individuales separados por una consola central.

Este sitio utiliza cookies. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. | Más información