Artículos
Editoriales
Relatos
Firmas

  Más artículos de
Javier Moltó
  La velocidad infinita
  Gobernar bien es como conducir bien
El chófer del ministro
Una compra meditada
La circulación por la izda. ha arruinado la industria británica del automóvil
Ver la Fórmula Uno por TV
Adivinar un futuro para Rover
Los coches son para viajar
El coche del año
El tráfico tiene fiebre
Los informadores retrasados

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
Gobernar bien es como conducir bien 15-09-2001
  Javier Moltó

Dice George W. Bush «que nadie se equivoque, nosotros ganaremos». Y uno teme que el que se equivoca es él. Que él habla de ganar una batalla, pero se olvida de cuál es el objetivo último. Uno piensa que Bush se ha olvidado de que existen victorias pírricas, que se vuelven contra uno.

Un acto de grandeza de Estados Unidos sería no vengarse de los terroristas. Promover la actuación de la justicia internacional. No picarse como un niño porque hay otro que le ha pisado. Tomar las medidas necesarias para intentar que no le hagan daño de nuevo y seguir viaje en busca de su punto de destino. El verdadero daño que pueden causar los terroristas es conseguir que un país se olvide de cuáles son sus verdaderos objetivos. Lo mismo sucede con los conductores molestos en las carreteras. Lo que resulta más peligroso no son ellos, sino olvidarse uno mismo de cuál es el motivo del viaje.

Lo importante al conducir y al gobernar, no es mirar los coches que tenemos alrededor, los incidentes del entorno, sino fijar un objetivo a largo plazo, mirar doscientos metros más allá del coche que tenemos delante y pensar en el punto de destino, 50 años más allá de la Torres Gemelas, y ponerse a construir en busca de un mayor bienestar. Reparar los daños en la medida que se pueda y seguir viaje. Tomar precauciones para que el entorno interfiera lo menos posible, pero sin olvidar nunca cuál es el motivo por el que salimos de casa.

El mejor cimiento que conocemos para una sociedad es la justicia y el Estado de Derecho, no las toneladas de cemento que sustentaban las Torres Gemelas. El dolor por las muertes no debe hacer olvidar que quebrar los fundamentos de una sociedad justa resulta más doloroso a la larga.

La victoria de Estados Unidos no depende de castigar lo antes posible y sin un juicio justo a los terroristas. La victoria depende de poner las bases para que la economía mundial no se hunda, de que los ciudadanos de una parte del mundo no sean odiados por la otra mitad, de la confianza en que el poderoso no es injusto. La victoria depende de promover Estados de Derecho y no de demostrar que un Estado de Derecho deja de serlo en cuanto es atacado y se pasa la justicia por las faldas de su estatua de la Libertad cada vez que le da la gana.

Un estadista tiene que convencer a su país de que la prioridad no es adelantar y derrotar a los terroristas antes de llegar a la próxima curva, sino de conseguir prosperidad y paz a largo plazo. El objetivo no es llegar antes a la próxima curva, sino viajar continuamente sin sobresaltos.

Arriba
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies