Artículos
Editoriales
Relatos
Firmas

  Más artículos y relatos
de Blas Solo
Pequeña guía para hablar sobre el diseño de coches
Romance o así de las alianzas extemporáneas
El deneá y otras construcciones supersticiosas
Auge y caída de Percivall Bottleneck-Slide
Lo asombroso y lo admirable
Crimen
Causas y condiciones en los accidentes de tráfico
La alcayata
Volkswagen y sus clientes
PT Cruiser o el apogeo de la forma

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
Causas y condiciones en los accidentes de tr�fico 11-04-2001
  Blas Solo

«El matrimonio es la principal causa de divorcio». Groucho Marx

Todos los accidentes de tráfico tienen como causa la llave de contacto. Sin llave, el coche no arrancaría y, por tanto, no habría accidentes de tráfico.

Está claro —supongo— que la palabra «causa» está mal empleada en la afirmación anterior. Creo que se ve que la llave no es una «causa» sino una «condición de posibilidad». Es decir, sin llave, no se dan las condiciones para que sean posibles los accidentes.

Todos los accidentes de tráfico tienen como causa un exceso de velocidad. En todo caso, existe una velocidad menor, en la que el accidente no se habría producido.

Lógicamente, las afirmaciones referidas a la llave y al exceso de velocidad son iguales. Es decir, ambas son erróneas. Sin embargo, creo que la primera es claramente errónea, y la segunda no. De hecho, hay quien la defiende como cierta. Y creo que no es claramente errónea porque la velocidad siempre es condición de posibilidad (si todos los coches estuvieran parados no habría accidentes) y, a veces, también es causa.

Tomemos el siguiente supuesto: «un conductor toma una curva a una velocidad superior a la que las condiciones admiten, y se sale de la carretera». Podría decirse que la causa de ese accidente ha sido una velocidad excesiva. Ahora bien, dentro del supuesto anterior, podemos pensar en distintas condiciones.

Una: el conductor está atento y sobrio, el coche en buen estado mecánico, la curva tiene un trazado perfecto y el suelo es tan adherente y uniforme como el que más. Es decir, ni en las condiciones ideales, un coche podría haber tomado esa curva a esa velocidad.

Dos: se dan exactamente las mismas condiciones que en caso anterior, salvo que el conductor no está atento. Se ha «tragado» la curva, no la ha previsto porque iba distraído.

En ninguno de los dos casos habría ocurrido el accidente a una velocidad menor. En el primero, yo diría que la causa es el exceso de velocidad. En el segundo, creo que el exceso de velocidad es una condición para que exista un accidente causado por una distracción.

La diferencia no es sutil. Si existiera un método infalible para convencer a los conductores de que respeten los límites de velocidad, el primer accidente no habría ocurrido, pero el segundo sí. El primer conductor ha entrado voluntariamente demasiado rápido; el segundo lo ha hecho involuntariamente, por distraerse.

Dedicar recursos a encontrar ese método infalible (radares, anuncios truculentos o cosas así) solo tendría sentido después de saber cuántos accidentes iba a evitar. Cuando las Autoridades de tráfico nos hablan del exceso de velocidad como causa de accidentes, yo no sé de qué están hablando exactamente. Tampoco sé si ellos lo saben.

Arriba
 
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies