1. Una buena forma de aprender
2. Frenada sobre superficie deslizante
3. Frenada de emergencia
4. Ejercicio de balanceo en curva
Imágenes

  Más artículos
sobre seguridad vial
Neumáticos
Consejos para adelantar
El alumbrado
Cómo ponerse el cinturón
Escuelas de conducción
Escuela de Conducción Audi

  seguros
calcular precios seguros
aseguradoras coche
comparativa de seguros
ranking seguros
informes seguros automovil
la letra pequea del seguro
calidad polizas de seguros
noticias seguros
Escuela de Conducci�n Audi 16-08-2002
  Enrique Calle

Prueba de frenada de emergencia desde 110 km/En el circuito del Jarama esta prueba se realiza en la recta principal. Simula una vía de tres carriles para un mismo sentido mediante conos dispuestos adecuadamente, donde nosotros circulamos por el centro a una velocidad cercada a 110 km/h, y, en el último instante advertimos un obstáculo que nos obliga a cambiar de carril rapidísimamente.

Lo que determina hacia qué carril hay que dirigir la maniobra de evasión es un pórtico colocado unos pocos metros antes del obstáculo, que en su parte superior tiene dos luces (una a cada lado). Hay que esquivar hacia el lado contrario al que se enciende la luz. El problema es que sólo sabemos hacia dónde mover el volante hasta el último momento, que es cuando se enciende una de las dos luces. Así, se incluye el factor sorpresa, y se asemeja más a la realidad.

Una vez que tenemos claro hacia qué lado cambiar la trayectoria del coche hay hacer hacer dos cosas para finalizar la maniobra con éxito. La primera es pisar el freno todo lo que se pueda (algunas marcas han llegado a la conclusión que en caso de emergencia no se aprovecha toda la capacidad de frenada de un coche; para limitarlo han equipado sus coches con servofreno de emergencia) y girar el volante sólo lo necesario para dar al coche la guiñada justa para que pueda pasar el carril.

Dada la tensión que provoca esta maniobra, es muy común girar el volante más de lo necesario, con lo cual estamos limitando la adherencia del eje delantero y es muy posible «hacer un recto» y arrollar el obstáculo, en nuestro caso, unos flexibles conos de plástico. Otro problema de girar demasiado el volante es que las reacciones del coche suelen ser más violentas y difíciles de controlar.

Es el único ejercicio que se realiza en asfalto seco, al menos que llueva. En esta prueba todos los coches tienen conectado el ABS y el control de estabilidad.

Texto1 2 3 4 Imágenes Arriba
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2015 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies