Infiniti Q60 2017

Última actualización: 20-02-2017

El Q60 es un cupé de dos puertas, cuatro plazas y 4,69 metros de longitud que guarda una gran similitud con el Q60 Concept, un prototipo que Infiniti presentó a principios del pasado año 2015. Sustituye al Q60 2008 y es una alternativa al Audi A5, el BMW Serie 4 Coupé, el Mercedes-Benz Clase C Coupé y el Lexus RC.

La gama de motores está compuesta por dos de gasolina: uno de cuatro cilindros, 2,0 litros de cilindrada y 211 CV y otro de seis cilindros, 3,0 litros de cilindrada y 405 CV. Ambos están sobrealimentados mediante turbocompresor (uno para el de cuatro cilindros y dos para el de seis) y van asociados a una caja de cambios automática de siete velocidades. La tracción es en las ruedas traseras en la versión de 211CV y total en la de 405 CV (fichas técnicas).

Hemos conducido la versión de 211 CV con el equipamiento denominado Premium, el más sencillo de los dos posibles (el otro se llama Sport). Con esta configuración es un coche muy confortable, principalmente por la capacidad que tiene la suspensión para absorber cualquier tipo de irregularidad. Como deportivo se echa en falta una dirección con mejor tacto (está exageradamente asistida, lo cual resta precisión, a pesar de que Infiniti estrena la segunda generación de esta dirección eléctrica a la que dice haber mejorado precisamente el tacto) y un diferencial trasero autoblocante (o un sistema electrónico que desempeñe una función similar) porque es fácil que en los giros cerrados la rueda interior gire en vacío y la aceleración quede interrumpida.

Infiniti Q60 2016. Imágenes del exterior

La relación entre peso y potencia del Q60 de 211 CV es 8,2 kg/CV, suficiente para mover el coche con agilidad. Es un motor de funcionamiento suave que podría pasar por atmosférico dada la progresividad con la que se produce la entrega de potencia. Sus alternativas de Audi, BMW y Mercedes-Benz son algo menos potentes (entre 184 y 190 CV) pero son más ligeras (hay hasta 227 kg de diferencia) y el consumo homologado es inferior (ficha comparativa). Lexus tiene la versión híbrida del RC, que da 223 CV, pesa aún más que el Q60, tiene peores prestaciones pero gasta muchísimo menos (ficha comparativa). Este motor de 211 CV es el mismo que usa Mercedes-Benz en varios de sus modelos (ficha comparativa)

Con el equipamiento Sport, Infiniti incluye unas levas en el volante (que se echan en falta en el Premium si se conduce de forma rápida por carretera de curvas); una dirección diferente con desmultiplicación variable (hace más cómodas las maniobras y la conducción en curvas porque requiere menor giro del volante para lograr el mismo giro de las ruedas; tiene dos vueltas de volante entre topes, frente a las 2,9 de la otra dirección) pero no sabemos si con mejor tacto; unos neumáticos más estrechos (según nos cuenta Infiniti, para aumentar la deportividad) montados en llantas de la misma medida que el Premium; y un programa adicional de conducción, llamado Sport+ (el resto son Standard, Snow, Eco y Sport). Adicionalmente, para el Q60 de 405 CV existe una suspensión con amortiguadores controlados electronicamente («Dynamic Digital») con varios niveles de ajuste.

En las plazas delanteras hay menos espacio que en sus alternativas, pero el que hay es suficiente para poder dar cabida a ocupantes de hasta metro noventa y cinco, que ya irán con la cabeza rozando el techo. Los reposacabezas delanteros no se pueden ajustar en altura ni en profundidad y tanto a mí como al periodista que iba conmigo nos ha hecho reclinar el asiento más de lo habitual para no llevar el cuello tan forzado hacia delante.

El acceso a las plazas traseras tiene los condicionantes típicos de los coches con este tipo de carrocería. Detrás hay dos asientos separados por una pequeña consola de plástico. Hay espacio suficiente para que un adulto de talla normal le quepan las piernas, mientras que la altura es una cota algo más justa. El maletero tiene 342 litros de capacidad, menos que el de sus competidores, salvo el Lexus híbrido (ficha comparativa).

Infiniti Q60 2017. Salpicadero

El interior parece bien rematado. Los materiales son de calidad normal para un coche de este precio. En la consola hay dos pantallas, la misma solución —denominada  «Infiniti InTouch»— que Infiniti estrenó en el Q50 de finales de 2013. La pantalla superior, de 8 pulgadas, muestra planos del navegador y algunas funciones de la radio. La inferior, de siete pulgadas (imagen), sirve para manejar el ordenador de viaje, el climatizador y el equipo multimedia. Además, incluye diversas aplicaciones compatibles con un teléfono inteligente (por ahora, solo con los sistemas operativos de iPhone y Android), como son la gestión del correo electrónico o el calendario de «gmail», además de acceso a algunas redes sociales y otras funcionalidades. Más información sobre el funcionamiento y manejo del sistema multimedia en el Q50.

Con el motor de 211 CV está a la venta desde 48 400 €, que es entre 5000 y 2500 € más de lo que cuestan sus alternativas (ficha comparativa de precio). Con el de 405 CV, está en un termino medio entre un BMW M4 de 431 CV y un Ford Mustang de 421 CV (ficha comparativa).

Calcule el seguro de este coche en 21 aseguradoras
Información generalCambios en la informaciónImágenes Exteriores Arriba
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2017 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies