KIA Picanto 2008

Última actualización: 01-02-2008

La gama 2008 del KIA Picanto tiene cambios de aspecto, de equipamiento y en la oferta de motores.

El cambio de equipamiento más importante es que la versión con motor de gasolina con el equipamiento más costoso «Emotion» puede tener control de estabilidad; no obstante se sigue echando en falta que las versiones más económicas y el Diesel, puedan tener este elemento. Otra mejora del actual Picanto es que tiene una nueva radio integrada mucho más fácil de manejar que la del modelo anterior.

La gama de motores está compuesta por uno de gasolina de 1,1 l y 65 CV o un Diesel de 1,1 l y 75 CV. El Picanto de la nueva gama ya está no está disponible con el motor de gasolina 60 CV: en parte por esto, el Picanto con motor de gasolina ya no es de los utilitarios más baratos que hay.

Desde el punto de vista del precio, en relación al de la competencia, el Picanto Diesel (desde 9.731 €) sale mejor parado que el de gasolina (desde 8.871 €). No hay ningún coche Diesel de un precio similar al del Picanto que sea tan potente (75 CV): los que tiene más potencia son coches de mayor tamaño y mucho más caros.

En el caso del Picanto de gasolina, si el criterio principal a la hora de elegir es que el precio sea lo más bajo posible, hay otras alternativas: las versiones más básicas del Fiat Panda, del Chevrolet Matiz, del Citroën C1 3p del Renault Twingo, están por debajo de 8.000 € (el Panda cuesta poco más de 7.000).

Ahora bien, alguno de ellos no tiene dirección asistida (el Panda y el Twingo) y otros tienen una carrocería de tres puertas, lo que puede ser un inconveniente para algunas personas (el Twingo y el C2). El Chevrolet Matiz sí cumple con esos dos requisitos, pero no está al nivel de un Picanto en distintas variables. El Panda 1.2, además de costar menos que el Picanto, puede tener más equipamiento. De hecho, no hay ningún otro utilitario de su precio que pueda tener control de estabilidad, navegador, Bluetooth, seis airbags o climatizador. El Panda no es mejor que el Picanto en carretera, por estabilidad ni prestaciones.

Dentro de los turismos más pequeños con motor de gasolina, cinco puertas y dirección asistida, el Picanto sí es de los más baratos. Pagar lo poco más que cuesta un Picanto respecto a un Toyota Aygo 5p o a un Citroën C1 5p con dirección asistida, puede compensar porque el Picanto es más cómodo de suspensión y tiene un puesto de conducción mejor. La ventaja que tienen los pequeños utilitarios de Toyota, Peugeot y Citroën (Aygo, C1 y 107 respectivamente) con el motor de gasolina de 68 CV, es que son más rápidos que el Picanto de 65 CV, y su consumo es menor.

Si no se da valor al hecho de que tenga cinco puertas, hay coches de mayor tamaño que el Picanto que pueden ser preferibles y cuestan una cantidad de dinero semejante, como el Citröen C2 1.1 Furio y el Twingo 1.2 Authentique (ambos con 60 CV). El mayor tamaño de la carrocería de éstos respecto a la del Picanto se nota, sobre todo, en tamaño del maletero.

Para un uso por ciudad y alrededores, el Picanto con motor de gasolina da mejor resultado que el Diesel. El Picanto de gasolina es mucho más agradable de conducir porque tiene una dirección más rápida, necesita menos espacio para girar, el motor tiene mejor respuesta (el Picanto con motor Diesel es algo perezoso en ciudad), y la suspensión tiene un ajuste mejor (es más cómodo y estable). No obstante, el Picanto Diesel de la nueva gama es más suave y vibra menos que el modelo lanzado en 2005.

El Diesel puede convenir si se va a utilizar mucho por carretera -ahí es donde se puede sacar partido a su mayor potencia- y si se van a realizar los kilómetros necesarios para que compense económicamente frente al de gasolina.

El Picanto gasolina (1,1 de 65 CV) tiene la fuerza suficiente para viajar por carreteras fáciles a velocidades legales. Si hay cuestas largas y pronunciadas hay que bajar una marcha para no perder mucha velocidad. Si hay que adelantar en una carretera de doble sentido, en el Picanto pasa como en otros coches poco potentes: hay mucha diferencia entre hacerlo bien o hacerlo mal. Hacerlo bien supone salir en la marcha donde dé más aceleración (si se adelanta a un vehículo que va a 80 km/h hay que hacerlo en tercera) y comenzar a acelerar unos segundos antes de cambiarse de carril para rebasar al otro vehículo.

El consumo que hemos obtenido con el Picanto de gasolina viajando por todo tipo de carreteras a velocidades próximas a la máxima legal ha sido 6,2 l/100 km. Gastó lo mismo haciendo algo de ciudad y de circunvalación a una gran ciudad a un ritmo suave.

Viajando por autopista a un ritmo un poco mayor (120 km/h) gastó unos 7,0 l/100 km, que aunque no es mucho en comparación algún otro coche similar (un Panda 1.2 de 60 CV no gasta menos y es más lento), para un uso así no es un coste por kilómetro especialmente bajo.

En el nuevo Picanto, los cambios en la carrocería han afectado a su longitud, que es 40 mm mayor (hasta 3.535 mm). Respecto al anterior modelo, la distancia entre ejes sigue siendo la misma, pero la longitud de los voladizos es mayor.

Ahora toda la gama tiene dirección asistida eléctrica (antes sólo el Diesel). Este elemento contribuye a que el consumo en las versiones de gasolina sea menor, y a que el Picanto no pague impuesto de matriculación en ninguna de sus versiones.


La suspensión es la misma que en la gama anterior, pero tiene algunos ajustes ligeramente distintos.

Calcule el seguro de este coche en 21 aseguradoras

Información generalImpresiones del interiorImágenes Exteriores Arriba
Redacción (34) 91 724 05 70 - Publicidad (34) 91 005 21 04 - © copyright 1999-2017 Ruedas de Prensa S.L. - Contacto - Condiciones legales - Mapa web - Seguros
USO DE COOKIES. Utilizamos cookies propias y de terceros para facilitar la navegación por nuestra web, así como para mejorar nuestros servicios y mostrarte la publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de los hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información, o bien conocer cómo cambiar la configuración, en nuestra Política de cookies