Los cambios en el exterior son mínimos, ya que sólo cambian la parrilla, que tiene más superficie cromada, y los faros, que están oscurecidos (imagen). Hay dos nuevos colores para la carrocería. También cambian ligeramente las suspensiones, los amortiguadores y la dirección. En el habitáculo, hay nuevas tapicerías y algunas zonas están terminadas con diferentes materiales.

El equipamiento de serie pasa a ser más completo, ya que todas las versiones tienen siete airbags, faros antiniebla con alumbrado en curva y el sistema «Blue&Me» que permite manejar con ordenes vocales o mediante los mandos del volante tanto el equipo de sonido como el teléfono móvil manos libres y el navegador (opcional), además del programa «Eco Drive» (informa sobre si la conducción es eficiente desde el punto de vista del consumo). También es de serie en toda la gama, salvo en el nivel de equipamiento más asequible («Active»), el control de estabilidad con sistema de ayuda al arranque en pendiente («Hill Holder»).

El Bravo está disponible con cuatro niveles de equipamiento: «Active», «Dynamic», «Emotion» y «Pack Sport».

Cerrar ventana